Información para un perfecto sistema de alarmas

Durante los últimos años, los sistemas de protección de alarmas han evolucionado mucho, incorporando nuevas funciones que ayudan a garantizar la protección de los usuarios. Además, existe una gran variedad de marcas, servicios o sistemas entre los que los clientes deben comparar para conseguir el que más se ajuste a los que realmente necesitan. 

¿Cómo funciona un sistema de alarmas? 

Los sistemas de alarmas están integrados por elementos como sensores de movimiento o cámaras de videovigilancia, que funcionan conectados a través de un sistema eléctrico a una central, donde se recibe el aviso de intromisiones y presencias no deseadas. Dependiendo del servicio contratado o de la política de la propia empresa de alarmas, el aviso podrá darse al cliente directamente o a los cuerpos de seguridad para que intervengan lo antes posible. Gracias a la innovación y desarrollo tecnológico, muchas personas pueden llegar a controlar todo lo que sucede en el domicilio mediante el uso de su propio teléfono móvil. 

¿Qué servicios pueden incluir las alarmas de seguridad?

Un sistema de seguridad o protección de alarmas será más o menos completo en función de los servicios que éste incluya. Con el paso de los años se han ido incluyendo múltiples funcionalidades que hacen que la seguridad en los hogares esté cada vez más garantizada. A la hora de citar los servicios más comunes que suelen incluir los sistemas de alarmas de las principales compañías podemos destacar los siguientes:

  • Videovigilancia
  • Aviso por SMS en caso de incidencia
  • Servicio policial de emergencia
  • Servicio sanitario para los miembros del hogar
  • Instalación y mantenimiento regular del sistema de alarmas
  • Sistemas para la seguridad en Internet y móvil

¿Cuánto cuesta contratar un servicio de protección de alarmas? 

Ya sea para contratar un sistema de seguridad de alarmas para hogares o para empresas, las principales compañías establecen una serie de condicionantes o variables mediante las cuales se acaba determinando el mayor o menor precio de la tarifa. Por lo tanto, en función de las características de cada cliente, será más recomendable una empresa u otra.

El gas propano y el butano, dos alternativas al gas natural

¿Hay diferencias entre el propano y el butano? 

Al pertenecer al mismo grupo y comercializarse de la misma manera, a priori parece que no hay muchas diferencias, pero sí que existen. 

Una de las principales es su resistencia al frío. El propano puede mantenerse en un estado óptimo con temperaturas de hasta -44º mientras que el butano, cuando el termómetro es inferior a los 0º, se congela. 

En lo que respecta a los formatos, el propano se lanza al mercado en bombonas de 11 y 35 kg, mientras que el peso de las de butano se comercializa en formatos de 6 y 12 kilos. Asimismo, este primero también se vende mediante depósitos a granel mientras que el segundo no dispone de esta forma de venta. 

Si conociendo estas características generales, estás casi decidido y quieres saber más sobre cómo pedir una bombona de butano, clica aquí

¿Cuáles son los precios del butano y del propano? 

El precio de estos tipos de gas viene marcado por los kilogramos de suministro y por el mercado por el que se rija: regulado (es el Estado quien fija el coste de las bombonas de GLP envasados de entre 8 kg y 20 kg) o libre, siendo las compañías quienes imponen los mencionados precios. 
En el segundo caso, tendrás que informarte con estas entidades y ponerte en contacto con la distribuidora de gas propano o butano para solicitar la/las bombonas que requieras.

La revolución en las telecomunicaciones llega con las conexiones lowcost

Cambios en los modelos de conexión

Hace relativamente poco, las grandes compañías, Movistar, Orange y Vodafone, ofrecían a los clientes grandes prestaciones, a precios más elevados, en la conexión de Internet tanto para ordenador como móvil, además de tarifas a precios familiares y televisión de pago. Normalmente, su oferta incluía añadidos, como una velocidad de internet mayor.

En el último año, su modelo de negocio se ha ido diluyendo progresivamente. Ha surgido un nuevo tipo de cliente, por lo general que vive solo o es joven y necesita un Internet de alta velocidad, pero barato. 

Tal ha sido el crecimiento que, según estimaciones de otros medios nacionales, unos 15 millones de personas ya disfrutan de los servicios de este tipo de compañías lowcost. Así, gigantes como Movistar, Orange o Vodafone tuvieron que redefinir sus estrategias sacando nuevas marcas de bajo coste: 02 o Virgintelco, Amena, Lowi o finetwork entre otros. 

¿Cómo contratar una compañía lowcost? 

Todas estas compañías ofrecen fibra óptica para el hogar. Antes de contratarla, es importante comprobar el tipo de cobertura del domicilio haciendo un estudio de la misma. Ante ello, lo mejor es acudir a un comparador de ADSL y ver qué tarifa y qué compañía te ofrece las mejores garantías de acuerdo a tus necesidades personales. 

¿Cómo dar de alta la luz?

Ya sea para negocios o para los hogares, dar de alta la luz es una tarea más que sencilla. Tanto para un espacio como otro es un trámite imprescindible para poder disfrutar de ciertos servicios básicos. 

¿Qué trámites hay que hacer para disponer de suministro eléctrico?

Concretamente en la comunidad autónoma, de Cataluña, durante el año 2019 se registraron casi 3 millones de nuevos puntos de luz y más de 15.000 altas de suministro eléctrico. Así, como en muchas otras comunidades, el primer paso para dar de alta la luz en Cataluña es comprobar si la vivienda o empresa tenía ya conectada la luz a la red eléctrica. Normalmente, si ya ha contado con inquilinos lo habitual es que ya disponga del alta. Si por el contrario es de nueva construcción, este proceso se tendrá que realizar desde el inicio.

Además de toda la documentación que se debe presentar: datos del titular, el código universal de punto de suministro (CUPS), la dirección de suministro, un número de cuenta bancaria y el certificado de instalación eléctrica, también hay que determinar la potencia a contratar. Seguidamente, la comercializadora se pondrá en contacto con la distribuidora para que proceda a realizar la instalación. 

¿Se necesita algún certificado de instalación eléctrica adicional?

Adicionalmente también se debe disponer del Boletín Azul o también denominado Boletín de Reconocimiento de Instalaciones Eléctricas (BRIE). Este segundo documento se requiere también (única y exclusivamente en la Comunidad Autónoma de Cataluña) para: 

  • Dar de alta el suministro tras una baja de más de dos años 
  • Cambiar el nombre del titular si la suscripción supera los 20 años 
  • Modificar la potencia contratada si supone más de un 50% de aumento

¿Qué es el Bono Social Térmico y cuáles son los beneficios de obtenerlo?

¿Qué es el Bono Social Térmico? 

El Bono Social Térmico consiste en una ayuda dirigida a compensar los gastos de calefacción, agua caliente y cocina en las viviendas más vulnerables económicamente hablando. La subvención, aprobada el pasado mes de Agosto, es de un mínimo de 20 euros y de un máximo de 129,94, dependiendo de lo estipulado por el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado. 

El importe también será mayor o menor en función de la ayuda ofrecida en el bono social eléctrico y de la zona climática en la que se ubique la vivienda.

¿Quiénes pueden percibir el Bono Social Térmico? 

Dicho bono es emitido por el Estado a través de las Comunidades Autónomas, al contrario que el bono social eléctrico, que lo conceden las comercializadoras de electricidad. Para tener acceso, se han de cumplir una serie de requisitos: 

  • Consumidor vulnerable: los ingresos familiares no tienen que superar los 11.279,39 €/año si no hay menores en la familia; 15.039,19 €/año 
  • Consumidor vulnerable severo: los ingresos familiares no tienen que superar los 5.639,695 €/año 

A estos hay que añadir los nuevos consumidores vulnerables: familias monoparentales, personas con un grado de dependencia de tipo II o III o con una discapacidad superior al 33%, las víctimas de violencia de género y las de terrorismo. 

Sumado a ello, no es necesario que los receptores del bono se rijan por el mercado regulado de gas, al contrario de lo que sucede con el eléctrico. En este último caso, se acogen a la tarifa del Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC), que solo se puede contratar a través de las comercializadoras de referencia. 

Emplos, tipos de energías renovables

En marzo de 2019, el consumo de energía renovable superó el 50% en España. Una cifra más que notable que permite hablar en profundidad de los distintos tipos que existen, sus características y aplicaciones. 

¿Qué tipos de energías renovables existen? 

Como bien sabrás, las energías renovables se obtienen de la naturaleza, es decir, del viento, del agua o de los rayos de sol. Son inagotables y completamente limpias. No generan dióxido de carbono ni otros gases perjudiciales para el medio ambiente, al contrario que el carbón, el petróleo e incluso el gas natural. 

Su inclusión es tal que es posible contratar las tarifas de energías renovables de las principales comercializadoras energéticas. También cooperativas verdes están contribuyendo a fomentar su uso en viviendas y negocios. 

Energía solar 

La energía solar es aquella que se obtiene a través del sol. Dentro de la misma se pueden diferenciar dos tipos: 

  • Energía solar fotovoltaica: A través de los paneles solares fotovoltaicos, se absorben los rayos de sol para después transformar la energía en electricidad. Esta puede ser volcada a la red o almacenada para su uso posterior, gracias a las bombas de calor. 
  • Energía solar térmica: en este caso, la radiación solar, mediante el proceso de transformación en energía, se emplea para disponer de calefacción, electricidad y agua caliente sanitaria. La aerotermia, híbrido entre esta y la eólica, está sumando cada vez más adeptos. 

¿Existen otros tipos de energías renovables menos comunes? 

Las energías renovables tienen numerosos métodos de producción. De este modo, a parte de estos comunes se pueden incluir otros tipos menos oídos, pero igual de útiles: 

  • Energía de la biomasa: La propuesta de cierre de las centrales térmicas de carbón pretende contribuir al fomento de la misma. La energía de la biomasa se produce por la combustión de residuos de origen animal y vegetal. 
  • Energía geotérmica: En este caso, la energía se obtiene mediante el aprovechamiento del calor interno de la tierra. Gracias al uso de bombas de calor geotérmicas, se extrae la energía de ese subsuelo, lo que permite calentar o enfriar una estancia. 
  • Energía mareomotriz y undimotriz: La primera obtiene la energía a través de las subidas y bajadas de las mareas. Por su parte, la segunda produce energía gracias a la fuerza de las olas, a través también de turbinas.